¿Por qué se dobla la madera?

La madera es un elemento vivo en constante movimiento. Algunos tipos reaccionan más que otros a las condiciones ambientales, pero siempre hay reacción.
Es frecuente, a la hora de comprar en una gran superficie de bricolaje, encontrar tableros de pino «alistonado», pero ¿por qué se dobla la madera? Es más, ¿por qué «viene ya doblada»?

Tablero de pino alistonado

En una de las entradas de Sebastian Mateu en su blog de Ekorremobler, explica muy bien el tipo de corte y cómo leer el mismo.

Resumiendo mucho, y con el único fin de poder mostrar de manera rápida el movimiento de la madera, podemos encontrar varios tipos de cortes en las piezas que establecerán una estabilidad mayor o menor en la pieza.

Nos vamos a centrar principalmente en el corte TANGENCIAL y en el RADIAL porque son los más comunes en este tipo de centros.
El corte RADIAL se caracteriza por “las líneas que tienden a rectas” en la testa y por lo tanto se reflejan así en las caras. En cambio, el corte TANGENCIAL ofrece “arcos” en las testas y marcan una veta tipo “llama de fuego” en las caras. En la imagen que se muestra a continuación se puede ver como en el canto hay líneas que tienden a paralelas y en la testa se marcan casi rectas o en 45°.
Mientras que avanzando hacia el centro del tablero, aparecen más “arcos” tangenciales en la testa que se traducen en la veta más abierta en la cara de la pieza.

El principal objetivo de este post es intentar leer la madera a la hora de comprar. Esos tableros alistonados deben tener una estructura concreta para ofrecer una estabilidad mayor a la hora de trabajar con ella. No quiere decir que hacer piezas con un corte TANGENCIAL sea peor ni mejor que hacerlo con las de corte RADIAL. Simplemente debemos conocer sus “vicios y virtudes”.

La pieza que está cortada de un modo RADIAL se comportará de manera más estable, mientras que las piezas TANGENCIALES son más susceptibles a sufrir movimientos más bruscos.

Por ello, cuando formamos un tablero o sobre con varias piezas de corte tangencial, las debemos combinar con los “arcos encontrados”. Es decir, si nos imaginamos esos arcos como si fueran sonrisas, un listón debería ir con la “sonrisa” en un sentido y el contiguo debería aparentar una boca “triste”, para que los posibles movimientos que puedan venir, se “contrarresten” entre sí.

Eso es lo que debemos buscar cuando adquiramos este tipo de piezas. Y sobre todo, debemos dejar descansar la pieza después de algún corte o después de cambiarle sus condiciones ambientales, ya que ese reposo favorecerá su estabilidad.

En otra entrada podemos tratar qué tipo de corte conviene para según qué piezas en nuestros muebles.

¡Gracias por estar ahí! Comenta y propón, es gratis!

Deja una respuesta